7 razones para hacer un corralito en forma de piscina para el bebé

Existe muchas formas de proteger a nuestra bebé en una casa y mantenerlo activo, gateando y seguro. Ahora que nuestro pequeño está “en movimiento”, nuestro de piscina para es nuestro salvavidas diario.

Éstas son algunas de las razones por las que nos encanta nuestro corralito de piscina para bebés.

Beneficios de hacer un corralito en forma de piscina para bebes

Evita que el bebé se golpee la cabeza. Muchas veces nuestros bebés cuando empiezan a gatear o caminar se chocan contra todo. Este corralito nos ayuda a controlar los movimientos bruscos que hacen nuestros hijos mientras nosotros no los vemos.

Promueve el juego independiente. Una piscina grande le da al bebé mucho espacio para jugar y moverse de juguete en juguete mientras el padre está cerca pero no está directamente involucrado en el juego.

Cuando nuestro bebés es muy grande. Nuestro hijo es muy alto para su edad y nuestra piscina tiene que tener la altura justa para que él pueda movilizarse de un lado al otro con libertad.

Fácil de limpiar. Todo lo que necesitas es una esponja húmeda para limpiar la baba, el vómito y cualquier otro fluido corporal que pueda, gotear.

Minimiza las molestias sensoriales del juego. Con un poco de montaje en el área del corralito, ya sea con una almohada hinchable o balones de plástico, sumado a la supervisión cercana, nuestra piscina es un lugar ideal para pintar con los dedos, jugar con el agua y otros juegos sensoriales.

Permite el juego activo en días de lluvia. Cuando el clima está frío o deprimente pone una pausa en nuestros planes al aire libre, la piscina del bebé se convierte en el lugar para escalar, saltar, rodar, luchar, rebotar en una pelota de ejercicio.

Ayuda con el desorden. El corralito de la piscina del bebé es un gran lugar para contener juguetes sueltos mientras le da un poco de espacio para vagar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *